La historia de Röhlig comienza

1852 - 1890

A mediados del siglo XIX un joven de Thüringen, Carl Röhlig, se puso en camino hacia Bremen para crear allí su propia empresa. Más de 160 años después, su empresa es una de las empresas familiares de logística más grandes en todo el mundo. Esta es la historia de Röhlig.

Desde siempre fueron los empresarios con coraje y audacia, los que fueron capaces de mover montañas. Carl fue uno de ellos. Nació en Eisenach como hijo de un comerciante, creció allí y más tarde se fue hacia el norte a la Ciudad Libre y Hanseática de Bremen. Su sueño era crear su propia empresa.  Él era el hombre indicado y estaba en el lugar y el momento adecuado. La industrialización proseguía su curso, los barcos de vapor conquistaban los océanos y Bremen se convirtió en un centro comercial mundial. En 1852, Carl Röhlig tomó la oportunidad y fundó una empresa comercializadora de tabaco y una compañía de seguros. Este fue el origen de Röhlig.

Siete años más tarde amplió su negocio y desarrolló el comercio del flete marítimo. Al principio, Röhlig & Co. embarcaba todos los bienes de los emigrantes europeos hacia “El Nuevo Mundo” y transportaba mercancías en el viaje de regreso. El crecimiento continuo de la empresa hizo que su fundador viajara por el mundo en busca de nuevos clientes y socios. Sus hijos, Oskar y Eduard, se hicieron cargo de la empresa después de la muerte de Carl Röhlig en el año 1886. Siguiendo el ejemplo de su padre, ansiaban poder entablar relación con importadores en América del Norte, con el objetivo de ganar nuevos clientes del otro lado del océano y tuvieron éxito. La empresa continuó creciendo y poco tiempo después se abrieron las primeras filiales en Hamburgo y en Bremerhaven.